ACTUALIDAD
6.1.2016

Pidieron la detención de los cuatro responsables por la fiesta "La Frontera"

La fiscalía que investiga la muerte Yésica Emilia Uscamayta Curí pidió la detención de Carlos Bellone, Ismael “Peque” García, Santiago Piedrabuena y Gastón Haramboure; se los imputa de homicidio culposo y desobediencia. Estas cuatro persona, dos de las cuales ya fueron condenadas por un homicidio en Berisso, son las responsables de organizar la fiesta "La Frontera" en Melchor Romero, lugar donde se ahogó Yésica el pasado primero de enero.

Aunque el pedido de detención es firme, todavía es incierto si -en efecto- los imputados serán detenidos. Es que el abogado de estas cuatro personas pidió una "eximición de prisión", carta que -de ser aprobada por el juez de la causa Fernando Mateos- dejaría a las cuatro personas fuera de la cárcel.

La investigación:

Hasta ahora lo que se sabe es que la fiesta llamada “La Frontera” se promocionó durante varios días a través de las redes sociales y se realizó desde las 2 de la mañana del 1 de enero en una quinta 520 entre 159 y 160, sin permiso. Desde la Subsecretaría de Control Urbano informaron que el 30 de diciembre se le notificó al dueño de la quinta, el ingeniero Carlos Bellone, “que se abstenga de realizar dicho evento ya que el mismo carecía de la correspondiente habilitación que expide la Municipalidad de La Plata”. Ese día labraron una nota y un acta de comprobación.

“El día 31 de diciembre se volvió a tomar intervención, ante la notoria decisión de seguir promocionando dicho evento de fin de año, por lo cual se volvió a notificar al titular del lugar y se labró una segunda acta de comprobación”, indicaron desde Control Urbano. En ella le ordenaban al encargado de la quinta que se abstuviera de realizar eventos, destacando que “se observaban vallas en la entrada” del predio. Ese acta fue firmada por otro de los imputados, Ismael “Peque” García, un coordinador de turismo muy conocido en el ambiente de la noche platense. Las vallas no se retiraron y la fiesta -promocionada como “la más larga”- arrancó en el horario previsto: las 2 de la mañana.

Los investigadores quieren saber por qué no se apostó un patrullero en la puerta de la quinta, para evitar el ingreso de asistentes

No se sabe con exactitud cuántas personas entraron en la quinta, pero se estima que rondaron las 3.000. Las que compraron las entradas en preventa pagaron 150 pesos y quienes lo hicieron en la puerta debieron desembolsar entre 200 y 250, en todos los casos con una consumición. Para llegar a la pileta había que aportar 100 pesos más.

Los inspectores de Control Urbano volvieron dos veces a la quinta de Bellone. A las 4.12 de la mañana resolvieron la clausura preventiva de la fiesta y volcaron en un acta todo lo que vieron (“gacebos múltiples, barra de bebidas con expendio de bebidas alcohólicas, equipos de música a la intemperie”), aclarando que iban a colocar “5 fajas de clausura al finalizar el evento, por carecer de apoyo policial para su desalojo”. Volvieron a las 6.25, detectando que “dicho evento de carácter privado se continuaba desarrollando a pesar de las actas de comprobación y la posterior acta de contravención” ya emitidas. Insistieron en que era “imposible colocar las fajas de clausura por la gran cantidad de concurrentes en la vía pública, siendo riesgoso para la integridad física” de los inspectores.

Investigadores deslizaron que “los inspectores debieron comunicarse con el juez de faltas o el fiscal en turno para que fueran ellos quienes resolvieran el desalojo o no de una fiesta masiva”, aunque otras fuentes oficiales aclararon ayer que “la comunicación de una clausura debe realizarse el primer día hábil posterior a la misma”.

Uno de los que se refirió al tema fue el juez César Melazo, quien el 1 de enero tuiteó: “Esta muerte de esa joven debe provocar el escarmiento a los coimeros imbeciles q nada hicieron policia municipal y control urbano (SIC)”.

Minutos después de las 9 de la mañana del viernes Yésica fue rescatada de la pileta. Una joven que le practicó RCP declaró que la víctima tenía un pulso muy débil. Alguien más intentó reanimarla, aparentemente con maniobras incorrectas, hasta que un sujeto la cargó en brazos y la llevó hacia la calle. Esta secuencia fue filmada con un teléfono y son las imágenes que acompañan a esta crónica. Claramente, en el lugar no había asistencia médica. Según la información judicial, estas personas cargaron en un taxi a Uscamayta y la llevaron al hospital de Romero. Llegó muerta. La autopsia confirmó que la causa del deceso fue la asfixia por inmersión y descartó que la víctima haya estado alcoholizada. Resta realizar el estudio histopatológico a las vísceras, para detectar la posible existencia de otra sustancia. Lo que no pudieron reconstruir es cómo se hundió Yésica en el agua, ya que no sabía nadar y, por lo que contaron los allegados, no tomaba riesgos innecesarios. Se rumoreaba que alguien la había empujado a la pileta, pero no hay testigos de eso.

Cabe destacar que Santiago Piedrabuena y Gastón Haramboure fueron condenado a 10 años y 8 meses de prisión por la muerte de Juan Andrés Maldonado frente a un boliche de Berisso, en 2009.


REGRESAR A ACTUALIDAD

NOTICIAS RELACIONADAS

17.12.2015

CREER O REVENTAR

Investigadores registraron foto de un “jockey” fantasma en un cementerio autraliano
4/3/2017

"Hace más de un año que vivimos con este desastre"

"Hace más de un año que vivimos con este desastre"