ACTUALIDAD
10/12/2018

El que ríe último, River mejor...

La Súper Final le sonrió a River. Nunca la Copa Libertadores de América tuvo semejante
impacto mediático a nivel internacional, aunque los motivos por los cuales se agigantó la
repercusión generaron más vergüenza que orgullo. Se pasó de “la mayor final de la
historia”, por tratarse del primer enfrentamiento en esta instancia de los dos clubes más
grandes de la Argentina -para quien suscribe, también, del continente- a ser el primer
partido decisivo de este preciado trofeo que se dirime fuera del continente. Aquella
sensación primigenia de grandeza de todo lo que rodeaba a los cruces fue opacada por la
trascendencia mundial de los escandalosos incidentes que truncaron la revancha en suelo
argentino. Pero peor que ello fue la artimaña de la Conmebol, el ente rector del fútbol
sudamericano, para aprovechar los violentos sucesos de los alrededores del Monumental
para hacer caja y embolsar millones a expensas de llevar el partido a Madrid, al estadio
Santiago Bernabéu, la casa del Real Madrid que preside el todopoderoso Florentino Pérez.

Se pareció a una venta al mejor postor. Primero se barajó como sede alternativa Miami,
luego Doha y, finalmente, se decantaron por Madrid, al parecer, por un rápido
movimiento táctico del titular “merengue” que puso el estadio de la capital ibérica
rápidamente a disposición ante la amenaza de que fuera el de su archirrival, FC
Barcelona, el que acogiera el mentado partido, a partir del acuerdo de patrocinio que los
catalanes tienen con la aerolínea “Qatar Airways”, que a la vez es el principal sponsor de la
Conmebol.
Dicho esto, sería injusto que por estos aspectos que generaron tanta controversia en torno
a la organización de este partido decisivo, se infravalorara el enorme triunfo millonario en
el coliseo blanco. Fue una nueva conquista para un ciclo brillante en términos de
competiciones internacionales para la entidad de Núñez. Fue la cuarta copa para los de la
banda y, sin dudas, la más importante de todas, porque enfrente estaba su rival de toda la
vida. Para el vencedor, el premio es mayúsculo y, para el vencido, el mazazo es demoledor.
Pocas veces hubo tanto en juego en un cruce copero en toda la historia del fútbol mundial.

Fue el 3 a 1 que marcó cifras definitivas del choque y desató la locura en medio estadio
Santiago Bernabéu.


REGRESAR A ACTUALIDAD

NOTICIAS RELACIONADAS

17.12.2015

CREER O REVENTAR

Investigadores registraron foto de un “jockey” fantasma en un cementerio autraliano
20.10.2017

Millonario robo en la distribuidora de cervezas y gaseosas de 120 y 34

Fuentes policiales confirmaron que al menos dos individuos armados interceptaron ...
4/3/2017

"Hace más de un año que vivimos con este desastre"

"Hace más de un año que vivimos con este desastre"